Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

lunes, 21 de diciembre de 2015

FERNANDO RUIZ: EL HOMBRE QUE HIZO POSIBLE EL SUEÑO

Cuando hablamos de un equipo que se forma para un campeonato, generalmente nos fijamos en los jugadores incorporados en primer lugar. Desde ahí comenzamos a sacar las conclusiones, apresuradas por cierto, si el equipo podrá estar peleando el campeonato, en mitad de tabla o luchará por la permanencia.
Algunos clubes están contando las monedas para llegar a pagar sueldos, pero incorporan a diestra y siniestra y nadie les dice nada. Otros, los menos, son más medidos e intentan balancear sus cuentas pese a los reproches que, seguramente, le harán los hinchas que son pasionales y no entienden otras razones más que la de los resultados.


Pero no son muchos los que tienen las agallas de contratar a un DT desde el inicio que pueda bancarse "lo que venga" más allá de los dichos de los seguidores del equipo. Además, los llaman cuando "las papas queman" y, si pierden dos o tres partidos, le dan rápida salida.

En el ambiente de los DT hay de todo y para todos. Aquellos que se bancan que los dirigentes les armen el equipo, los que se creen omnipotentes, los "fusibles", los vende humo y los que tienen un perfil bajo y laburan a destajo para sacar adelante el proyecto con las armas que reciben. Al técnico que hoy destacamos lo ubico entre estos últimos.
Y, para agregar, a los actuales dirigentes de Almagro los debo ubicar entre aquellos que le hicieron frente a las flacas finanzas, bancaron su decisión ante los malos augurios y cuidaron el patrimonio institucional. Son dirigentes que usaron bien su cabeza y hoy están festejando, merecidamente, su triunfo.


En el campeonato 2015 de Primera B, Almagro no venía nada bien. Arrastraba una racha negativa, hacía mucho que no sumaba de a tres puntos, Mario Finarolli no le encontraba la vuelta, tampoco lo hicieron sus sucesores, Luis Tonelotto y Roberto Demus, y el fantasma de los promedios lo veía cerca de la lucha por la permanencia.

Sorpresivamente para muchos, la CD del equipo de Villa Raffo contrató a Fernando Ruiz para sacar adelante al equipo de ese mal momento. Almagro llegó a estar en el fondo de la tabla y no daba muestras de recuperación.
Ruiz, hombre laburante no solo en el fútbol sino en la vida, le puso el hombro al desafío y aceptó. Más allá de que algunos dirigentes no lo quieran reconocer, estaban en contra de su llegada a Almagro porque, pese a su dilatada carrera, estaba identificado con el eterno rival del distrito, había sido su técnico, y temían una reacción mala por parte de la hinchada tricolor.
Y hubo voces en contra, es cierto; pero era lo mejor que se podía encontrar teniendo en cuenta la situación del club.


La premisa fundamental: Mantener la categoría, volver a acomodarse en algún lugar acorde a la historia de Almagro y volver a la victoria luego de tanto tiempo. Vaya si lo hizo; además logró lo que parecía imposible: El retorno a la B Nacional.

Con su tranquilidad, pero con su carácter y trabajo, Fernando Ruiz logró cambiarle la mentalidad a un grupo de jugadores que venía cansado y muy bajoneado. Con un sistema simple les devolvió la alegría de jugar al fútbol y de creer en ellos mismos.
Luego de cortar la mala racha sin triunfos, Almagro comenzó a subir en todo sentido: En su juego (aun sin sobrarle nada), en aprovechar las situaciones que creaba, en el rendimiento individual de sus jugadores y, sobre todo, en la tabla de posiciones.

El equipo de Almagro dirigido por Ruiz fue de menor a mayor. Punto a punto, peleando cada partido, y se encontró con la gran posibilidad de ingresar en el reducido por el segundo ascenso. ¡Y qué lujos se dio en ese segmento del torneo!. Lo dejó en el camino a Atlanta jugando en Villa Crespo, a Estudiantes en Caseros y llegó la final con Deportivo Morón.
Vapuleó al "gallito" en el Tres de Febrero y le sacó un empate en el Nuevo Francisco Urbano. Conclusión: Almagro retornó a la B Nacional. Impensado, inesperado, póngale al adjetivo que desee; pero lo logró y terminó siendo merecido.



Fernando Ruiz, un tipo que nunca se esconde detrás del humo, que siempre da la cara ante la prensa y humilde en su forma de ser, dejó sin palabras y le permitió festejar a gran parte de esa hinchada que no creía en él. 
Los aplausos, también, para los jugadores que entendieron la propuesta del DT y dejaron todo para salir adelante; sin olvidarme de los dirigentes que, pese a los colores opuestos, apostaron al perfil bajo, al trabajo serio y a conciencia de un técnico que tiene bien claro lo que pretende.
¿Cuál fue su receta?. La más sencilla de todas: Mantenerse fiel a sus convicciones futbolísticas, esas que tiene desde su época de jugador, el trabajo constante y la empatía con los jugadores y, sobre todo, mantener su humildad.
Por fin veo que en una institución de nuestro fútbol de ascenso funcionan las tres patas: Jugadores, cuerpo técnico y dirigentes. Acertadamente, desde mi punto de vista, le ofrecieron un nuevo contrato para dirigir en el Nacional 2016.
Felicitaciones a Fernando Ruiz y a todo Almagro por este ascenso que, como dije, terminó siendo merecido.

                                   Alfredo Nicolás Armiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario