Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

viernes, 19 de febrero de 2016

HOY ES UN GASTO Y NO UNA INVERSIÓN


Hace unos días se produjo el fallecimiento de un jugador de Deportivo Muñiz en el momento de comenzar la práctica. La causa: Muerte súbita. En ese momento no había un médico mientras entrenaba el equipo.

¡Qué tema tan polémico es el de los médicos en nuestro fútbol!. Y no lo digo por el simple hecho de la presencia de un profesional de la salud en un equipo, club o cuerpo técnico; lo menciono porque considero que, en gran parte de nuestro fútbol, el pagarle a un médico es tomado como un gasto extra y no como una inversión.


No es el primer caso ni el último que va a ocurrir en el deporte, no solo nacional sino internacional, pero el tomar precauciones nunca está de más.
El año pasado ocurrió el accidente de Emanuel Ortega que desnudó las falencia en las estructuras de nuestros estadios. La AFA, la que desea recaudar y malgastar antes que auxiliar y solucionar, tardó pero tomó medidas: Colocar unas "colchonetas" de cierto material para amortiguar posibles golpes de jugadores contra los paredones perimetrales. Todavía se están realizando los trabajos. No nos olvidemos que hubo otros casos similares al del jugador de San Martín de Burzaco que, afortunadamente, no tuvieron el mismo final.
No es una solución definitiva pero es útil mientras se encuentra la manera de solucionarlo definitivamente.


En la temporada anterior, durante el partido por la B Nacional entre Boca Unidos y Atl. Paraná, el jugador Cristian Gomez falleció de muerte súbita. Estaban los medios, los profesionales, se lo atendió, pero nada se pudo hacer. Realmente fue una fatalidad. Puede ocurrirle al mejor preparado. Pero, al menos, hay que estar listo y equipado para intentar evitar el desenlace fatal.

El Dr. Norberto Debbag, cardiólogo y deportólogo de amplia trayectoria como médico de Atlanta, comentaba hace varios años la necesidad de que, ante la falta de un profesional, los integrantes del plantel, del cuerpo técnico y algunos dirigentes también, supieran hacer RCP (reanimación cardio pulmonar) ante la presencia de estos inconvenientes que pueden resultar comunes en el deporte de alto rendimiento. Incluso él se comprometía a dar las clases y las charlas gratuitas y llevaba los aparatos necesarios para la instrucción. Lamentablemente, y según el Dr. Debbag comentó, fueron pocos los interesados en el tema. Claro, los clubes tendrían que erogar cierto dinero para adquirir el desfribilador y los otros elementos necesarios.


Más tarde, la AFA compró varios desfribiladores y aparatos necesarios para los clubes. Se repartieron muchos y hay estadios preparados para afrontar estos problemas no solo para los jugadores sino para el público también. De hecho se han usado y se han evitado malos finales.

Lo que ocurre es que quienes poseen un cuerpo médico permanente, el aparataje necesario y varias unidades de traslado son los clubes ultra profesionales. Aquellos que merodean en las categorías bajas del ascenso argentino y en ligas del interior a veces no cuentan ni con un médico junto al plantel. Eso sí, dichas instituciones se rasgan las vestiduras intentando conseguir refuerzos para el torneo, gastando paladas de dinero que no tienen, y después no pueden hacerle frente a las deudas. También es cierto que la AFA no les entrega la suma que debería (y es de los clubes) pero sí reparte cada vez más entre los "grandes". 
Y cuántos partidos del ascenso fueron suspendidos por falta de médico o ambulancia que son solicitadas al municipio a bajo costo, o hay que esperar que regrese la ambulancia si trasladó a alguna persona para continuar el encuentro. Eso es lo que hay que desterrar de una vez y por la seguridad en la salud de todos.

Me ha tocado jugar en clubes pobres que tenían un cuerpo médico permanente y otros que ni lo tenían en cuenta; solo los días de partido y de local. Trabajé en clubes de barrio con el fútbol infantil que tenían un médico siempre junto a los chicos; pero hay otros en los que ni el apto físico les pedían.
Hay clubes que toman la salud del jugador o de sus representantes como algo prioritario y otros que no. Y así podemos estar enumerando casos durante toda la nota.
Lo cierto es que hay que tomar conciencia que, aunque un caso de muerte súbita se puede dar en cualquier momento y circunstancia, debemos estar preparados para intentar evitarla. Para esto es necesaria una preparación y los elementos; además de los profesionales respectivos. Todo conlleva una erogación de dinero para las instituciones deportivas, pero la seguridad termina pagando el precio.

Ya es hora de tomar la presencia de un cuerpo médico y los elementos necesarios en el deporte de alto rendimiento como una inversión y no como un gasto. Es por el bien de todos.

                                            Alfredo Nicolás Armiento

Nota: Imágenes obtenidas de archivo y de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario