Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

domingo, 4 de septiembre de 2016

HOMENAJE A UN HINCHA DEL ASCENSO

El fútbol del ascenso no son solamente los jugadores, técnicos o clubes. Uno de sus componentes, tal vez el más importante, son los hinchas. Hoy vamos a rendirle homenaje a uno de ellos, cuyo recuerdo sigue vivo en el alma de sus compañeros. 

MARCOS ZUCKER (1955-1980): VIVIRÁ POR SIEMPRE EN EL ALMA 
"Nadie es capaz de matarte en mi alma" (Carlos Solari) 
Marcos Ricardo Zucker nació el 24-2-1955 en el barrio de Constitución. Su papá, también llamado Marcos, fue un entrañable actor que brilló en el teatro, el cine y la televisión, que de niño le había cantado un tango nada menos que a Carlos Gardel.
Toda la vida de Marquitos, o el Pato, como le decían, giró en torno a sus dos pasiones: la militancia, y Defensores de Belgrano, como dos caras de una misma moneda.
En efecto, él fue uno de los tantos jóvenes defensoristas que se deleitó con Houseman, Giardullo, Gigliani y los hermanos Gómez de Armas entre otros, todos los sábados.




Sin embargo, el haber elegido la militancia política, además de sus estudios de derecho, signó su vida para siempre. Fue secuestrado en 1977, pero gracias a las gestiones de su padre, pudo salir. Se exilió en Brasil y España, pero quiso regresar en 1980 y fue nuevamente secuestrado y desaparecido el 29 de febrero, y más tarde se supo que fue fusilado en Campo de Mayo.
Su papá nunca pudo reponerse de esa tragedia, y sus interpretaciones dramáticas desde ese entonces fueron más intensas y emocionantes.
30 años después de su muerte, la tribuna de Defensores De Belgrano que tantas veces lo cobijó y era su lugar en el mundo, fue rebautizada con su nombre y su rostro.
Su hermana escribió estas líneas que pueden servir de epitafio: Aunque no me devuelvan su cuerpo, sus sueños de justicia estarán vivos para siempre en el inviolable cementerio de la memoria.

                            José Galoppo


Nota: fuente de información página de Roberto Brascheti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario