Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

lunes, 3 de octubre de 2016

TRISTEZA EN EL ASCENSO

Hoy el Ascenso está triste, porque dos de los héroes del fútbol de los sábados nos dejaron para siempre. Mi recuerdo para Alberto de Jesús Benítez y Manuel Ricardo Arrabal. 

ALBERTO BENÍTEZ (1951-2016): ETERNAMENTE TIGRE

"Tigre, tigre que llameante brillas en la oscuridad de la noche. ¿Qué artífice inmortal pudo concebir tu aterradora simetría?" (William Blake) 


Alberto de Jesús Benítez nació en Crespo (Santa Fe) el 22-1-1951, y comenzó a jugar al fútbol en las inferiores de Banfield, debutando en primera división en 1969. Tras el descenso de 1972, formó parte del Taladro que ascendió en 1973, junto a Eduardo Montilla, Ricardo Lavolpe, José Bautista Romero, Silvio Sotelo, Hugo Mateos y Juan Taverna. En 1975 pasó al Deportivo Cali de Colombia y allí se convirtió en ídolo y referente del pueblo caleño que lo bautizó "Tigre" por su pinta rockera y su fuerza y temperamento en el área.


En Colombia llegó a jugar 293 partidos y 136 goles (224 y 49 en Argentina) y foró parte de la legión argentina en tierras colombianas junto a Ángel Landucci, Carlos Leone, Néstor Scotta, Ernesto Álvarez y Ángel María Torres, llegando a la final de la Libertadores de 1978 cayendo ante el Boca de Lorenzo. Regresó al país y jugó en Racing, Quilmes, Los Andes y cerró su ciclo de jugador en Ferro, en 1987. 


MANUEL ARRABAL (1966-2016): PEQUEÑO Y GIGANTE HALCÓN 
(Nota, los versos en cursiva y negrita pertenecen a la canción "Halcón a Medias" de Gianluca Grignani, cantor italiano)

Desde lo alto
De un rascacielos
Yo los aviones observo
Quiero saltar
Miro hacia el suelo
Quiero saber si yo vuelo


Desde la cuna en los potreros rosarinos donde él nació , Manuel Ricardo Arrabal tenía un estilo ágil y arrojado a la hora de volar, como si su cuerpo pequeño pudiera conseguir alas que lo lleven por los aires. 



Y ahora viajaría
Por mi mente, a la lejanía
Mira, he levantado el vuelo
Estoy en una nube encima de tus sueños

Así llegó a Sorrento, tierra mítica y luchadora de Argentino de Rosario. Le tocó el sinsabor del descenso siendo subcampeón de 1989, pero pudo resurgir, y con sus vuelo espectaculares y su colocación sobria llevó al salaito a la B en 1990.

Vuelvo de nuevo
Al rascacielos
Con muchas horas de vuelo
Miro hacia abajo
Es lo que veo
Gente que pasa con miedo


Su consagración llegaría en 1993, cuando silenciosamente y con un bolsito en el hombro llegó a Chacarita. Le tocó al prinicipio pelear el arco con Aníbal Biggeri, otro groso del ascenso, pero Guerra le dio la confianza que él necesitaba y fue el puntal del campeón, el pequeño  y gigante sostenedor de la B Metro de 1994. 

So my friend
Abre las alas
Y tu alma volará
Ooooh! roba tu felicidad!
So my friend! abre tus alas
Que sin duda las tendrás!
Gánate tu libertad

Luego pasó por Almirante, Chicago, Sarmiento y cerró su campaña en el fútbol boliviano en el año 2000. Siempre ligado a sus afectos y a su barrio, fue técnico del Spara, equipo de la liga rosarina. 

Hace pocos días, nos dejaron para siempre relativamente jóvenes, y una lágrima habrá rodado de allí a Banfield, y de Sorrento a San Martín. Pero ellos dejaron sus huellas: las huellas de un Tigre y un halcón pequeño, que dejaron su huella en el ascenso y fueron en busca de su libertad...

Soy medio halcón
Voy sin cadenas
Huyo del mundo
Que nos condena
Que indiferente
Suelo volar
Sobre las luces
De la ciudad
Yo busco un poco
De libertad...

                            José Galoppo

Nota: desde nuestro humilde espacio de fútbol de ascenso, Ascenso con Estilo les envía sus más respetuosos saludos a los deudos de ambos ex jugadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario