Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

jueves, 30 de junio de 2016

LA NOCHE AZZURRA

Esta nota está dedicada a Domingo Galoppo, mi padre

Quiero empezar esta nota con un recuerdo de mi infancia. Eran los días de México 86, del esplendor de Maradona y compañía que se encaminaban a ganar la copa del mundo. En aquellos días, una noche yo escuchaba con mi viejo por la radio una finalísima que se definió por penales... 

En una nueva versión de David y Goliat, se medían por un cupo en primera división el histórico Huracán de Parque Patricios, y el Deportivo Italiano, que 31 años antes había nacido para juntar a tantos inmigrantes en el país como el entrañable ACIA.


El conjunto azzurro había logrado el segundo puesto en el Apertura de Primera B, que le dio la chance de jugar el Octogonal por un lugar en primera con otros siete clubes más Huracán. Jugó en total 25 encuentros, ganó 9, empató 13 y perdió 3, marcó 41 goles y recibió 24. 

Llegaron las finales ante Huracán, primero ganó el ACIA, luego el Globo y entonces debieron jugar a cara o cruz en el Amalfitani. Y tras empatar 2-2 llegó el turno de los penales tras 120 minutos. Y allí surgió la figura de un joven de Ciudad Jardín que era estudiante de medicina: Alejandro Lanari, quien atajó el penal decisivo a Bottari. 


Aquel equipo era dirigido, paradoja del fútbol, por un joven de 39 años que había nacido... en Santander (España), y había llegado a Buenos Aires a los 4 añitos, llamado Ramón Armando Cabrero Muñiz. Y estos fueron los héroes: Alejandro Fabio Lanari, Miguel Angel Gasparoni, Miguel Tomas Bianculli, Daniel Díaz, Manuel Pereyra, Juan Albariño, Claudio Lázaro Milozzi, Gustavo Fabián Maciel, Aldo Ariel Murillo, Pablo Antonio Gioffre, Marcos Alberto Capocetti, Alfredo Gómez, Juan Carlos Kopriva, Víctor Hugo Alvarez, Héctor Oscar Rivoira, Daniel Aparicio Godoy, Miguel Horacio Robles, Víctor Alejandro Lucero, Adrián Fabio Álvarez, Carlos Rubén Salas, Eduardo Daniel Sthelik y Marcos Benítez. En su gran mayoría nombres de prestigio en el ascenso.


Su equipo base: Lanari; Gioffre, Bianculli, Díaz, Albariño; Rivoira, Capocetti, Gómez; Salas, Godoy y Lucero. Capocetti y Gioffre tuvieron asistencia perfecta, y Lucero, Godoy y Rivoira marcaron el 50% de los goles. 


Quisiera cerrar este recuerdo con palabras del periodista azzurro Alejandro Bianco:

"El comienzo fue sensacional. Este equipo formado de atrás para adelante, que mezclaba experiencia con juventud, goleaba, ganaba y gustaba. A pesar de dos pasos en falso ante Defensa y Justicia y Defensores, el plantel no perdió la calma. Llegó la recuperación volviendo a mostrar un fútbol brillante. Desde la seguridad de Lanari, Palito Díaz y Bianculli, pasando por Gioffre, Albariño en las franjas laterales, por mediocampistas de creación pero también de sacrificio como Capocetti, el Nene Gómez, Pereyra, Hugo Álvarez y la efectividad en al delantera de Salas, Godoy y Lucero, este Deportivo Italiano se fue convirtiendo en el rival más temido por todos. Nadie olvidará la fiesta en Rosario, donde una verdadera caravana acompañó al equipo sabiendo que estos jugadores le iban a dar una gran alegría".

                                     José Galoppo

LA “SOJA” COTIZA EN ALZA


ARGENTINO AGROPECUARIO  0 (3) – SAN MARTÍN  0 (1)


Vaya si está en alza la “soja”, porque el “sojero” de Carlos Casares logró el tan ansiado ascenso al Federal A al derrotar por penales al equipo formoseño de San Martín. En el tiempo reglamentario terminaron como empezaron (0-0) y en los penales, los casarenses estuvieron más finos a la hora de convertir.


El club más joven del fútbol argentino, nacido en el 2011, llegó al Federal A. En los noventa minutos se repitió el resultado del partido jugado en Formosa, 0-0, y terminaron rematando penales. En esa instancia, pese a que al arquero Salort le atajaron su remate y desvió otro penal durante el partido, él contuvo uno y la falta de puntería de los formoseños hicieron que el ascenso se convierta en realidad para la gente de Carlos Casares.


Pero en el partido se vio un trámite bastante parejo. Con un equipo local que intentó llegar siempre al arco rival con peligro y un visitante que lo esperó bien parado. A medida que corrían los minutos, Agropecuario bajó la intensidad y San Martín emparejó las acciones y hasta tuvo alguna posibilidad de abrir el marcador. De todas formas, el resultado final de la etapa fue justo porque no se vio a un claro dominador que mereciera la diferencia a su favor.


En el complemento el equipo dueño de casa volvió a mostrarse más incisivo. A poco de iniciadas las acciones tuvo una gran chance de abrir el marcador cuando el árbitro Martinez vio una mano, para muchos dudosa, y cobró penal. Salort se hizo cargo y, al mejor estilo rugby, lo pasó por arriba del travesaño.

Todo volvía a la paridad entre los dos hasta que San Martín se quedó con 10 jugadores por la expulsión de Velázquez. Desde ahí, Agropecuario fue algo más que su rival. Y hasta tuvo su gran posibilidad de definirlo antes de los 90’ cuando Urquijo falló un mano a mano frente a Gorosito. Los dirigidos por Chaparro supieron manejar la falta de uno de sus hombres, contivieron bien los embates del equipo local y alcanzaron la definición desde el punto penal.


Allí tuvieron mejor suerte los de Carlos Casares (ver detalle en síntesis) y terminaron festejando un ascenso sufrido, muy parejo, pero que puso algo de justicia para un equipo que hizo muy bien las cosas durante todo este torneo de transición. Felicidades por el ascenso a Argentino Agropecuario y a no decaer los formoseños que, si mantienen esta base, son serios candidatos en el próximo torneo.


Síntesis:

AGROPECUARIO ARGENTINO 0 (3)
1- Germán Salort; 3- Facundo Urquiza, 6- Walter Zunino, 2- Lucas Vesco; 11- Enzo Díaz, 4- Hernán Azaguate, 8- Cristian Pontillo, 5- Juan Pablo Manzoco; 10- Alejandro Aguirre; 7- Brian Blando, 9- Gonzalo Urquijo.
DT: Adrián Adrover.

SAN MARTÍN 0 (1)
1- Iván Gorosito; 6- Alejandro Álvarez, 4- Oscar Giménez, 2- Roberto Chaparro; 7- Alejandro Benítez, 5- Lucas Núñez, 3- Raúl Rivas, 8- Hugo Larroza; 10- Diego Jaime; 9- Diego Velázquez, 11- Cristian Gutiérrez.
DT: Héctor Chaparro.

Goles: No hubo.

Cambios: Nelson Asatt por Roberto Chaparro, Carlos García por Alejandro Álvarez y Marcelo Bobadilla por Alejandro Benítez (SM). Maximiliano Herrera por Hernán Azaguate, Ariel Reyes por Walter Zunino y Pablo Vázquez por Gonzalo Urquijo (AA)

Amonestados: 18’ PT Raúl Rivas (SM), 46’ PT Hugo Larroza (SM), 27’ ST Gonzalo Urquijo (AA).
Expulsado: 17’ ST Diego Velázquez (SM).
Incidencia: 5’ ST Germán Salort (AA) desvió un penal.

Penales:
Argentino Agropecuario: Pablo Vázquez, Brian Blando y Cristian Pontillo anotaron sus penales. Iván Gorosito le contuvo un penal a Germán Salort.
San Martín (Formosa): Oscar Giménez marcó su penal. Germán Salort le contuvo un penal a Cristian Gutiérrez, mientras que Raúl Rivas y Lucas Núñez desviaron sus penales.


Árbitro: Ramón Alberto Martínez (Coronel Suárez).
Asistente 1: Jorge Romero (Coronel Suárez).
Asistente 2: Eladio Haedo (Coronel Suárez).
Cuarto árbitro: Daniel Ramundo (Bahía Blanca).
Cancha: Estadio "Carlos Arroyo" (Carlos Casares).


                         Fernando Semerelli
                         para Ascenso con Estilo

Nota: Las fotos fueron obtenidas de Google.

lunes, 27 de junio de 2016

COPA AMÉRICA: EL MISMO FINAL


ARGENTINA  0 (2) – CHILE  0 (4)


La selección Argentina no pudo quedarse con la Copa en su tercera final consecutiva (dos en Copa América y una en el mundial) y se desató un mar de dudas con respecto al futuro de nuestro fútbol. Argentina no jugó bien, aunque por momentos fue superior a su rival, y desperdició muy buenas ocasiones para ganar antes de llegar a los penales. En esa instancia, nuevamente fallaron los mejores. Chile volvió a festejar.


Si analizamos fríamente el partido final entre Chile y Argentina, la selección de Martino fue levemente superior a los vecinos. Dominó en la primera mitad y gran parte del segundo tiempo, creó situaciones que fueron desperdiciadas o que hicieron lucirse al muy buen arquero chileno, y solo padeció algunos sobresaltos bien resueltos por “Chiquito” Romero.

Chile hizo lo que debía hacer: Parar los circuitos que involucraran a Messi, agruparse bien en zona para presionar y apelar a la “falta táctica” para que Argentina no llegara con mucho peligro. Resignó juego colectivo en ataque y apeló a rápidas contras. Con eso le alcanzó para llegar a los penales.


En el tiempo suplementario esperó, fue dominado y contragolpeó cuando tuvo la ocasión. En líneas generales el partido fue mediocre, ayudado por el impresentable árbitro brasileño Heber Lopes. Un gordo pelado que gesticula demasiado, que no mira ni entiende el contexto general, que cobra faltas absurdas y no ve las principales, y se cree más protagonista que los 22 jugadores. Y fue muy malo para los dos; no digo que perjudicó a Argentina, sino que dirigió mal para los dos lados. Chile se tenía que quedar con nueve jugadores por la reiteración de faltas y le perdonó la vida a Aranguiz; en cambio terminó pagando Diaz por doble amarilla. Expulsó a Rojo cuando era solamente amarilla, hizo gestos que ni sus asistentes entendieron, y no midió igual un par de faltas de Funes Mori y de Biglia. En pocas palabras, fue impresentable por dónde se lo mire. Eso sin comentar que no se ubica bien en el campo, chocó con los jugadores (caso con Messi, a quién él le hizo falta y la cobró. Y otra vez con Bousejaour), ni se apoya en sus asistentes.


En los penales, nadie pensaba que el mejor iba a fallar, y mucho menos después de la gran atajada de Romero a Vidal. También falló Biglia y los chilenos acertaron los otros.
Ganó Chile y ratificó su título logrado el año anterior. Y digo que fue merecido porque supo jugar esta final contra cierta apatía que mostraron algunos jugadores argentinos.

Vamos al análisis del equipo del “Tata” Martino. Antes de conocer la formación inicial, yo pensaba y estaba convencido que no se podía perder este partido. Lo digo porque con Lamela se ganaba frescura y era la descarga para Messi (se vió en los últimos minutos), Kranevitter podía manejar mejor la salida y la contención junto a Mascherano, y Biglia, que no estaba al ciento por ciento, podía jugar más relajado. La defensa estaba bien y en el ataque se había ganado confianza.

Cuando escuché que jugarían Di María (lo apuraron en la recuperación de su lesión) y Ever Banega (tenía sobrecarga muscular), sumado a Marcos Rojo (con algún problema también), mi impresión cambió. El interrogante era: ¿Serían capaces estos jugadores de “matarse” en una final o su cabeza les pasaría factura por las lesiones?. Algunos dirán que con el diario del lunes cualquiera comenta; pero lo pensé antes del partido.


Di María no tuvo su explosión habitual por la lesión y Banega sintió el ritmo. Ni hablar de Rojo que se hizo expulsar por una falta y una reacción absurda digna de un chico de categoría 2005. La “cabeza”, lo psicológico, le jugó una muy mala pasada (nuevamente) al equipo argentino. Esto hizo que Messi quedara solo, que no pudiera con la férrea marca que tuvo y, cuando pudo, nadie se mostraba como auxilio para el mejor.


Por otro lado, si bien creo que Martino es el técnico ideal para esta selección y espero que siga al frente de la misma, el DT estuvo algo lento de reflejos. No supo aprovechar ese cuarto de hora en el que Argentina jugó con un hombre más que Chile adelantando las líneas y presionando; no observó que Di María no estaba bien en lo físico y que Banega no podía más. Los cambios llegaron tarde y volvió a cambiar “figuritas”. Aunque Higuaín  se pierda dos goles, el tercero lo mete porque así son los goleadores; pero prefirió ponerlo a Agüero, que no solo es un "comegordas" sino que también desperdició una ocasión tras otra y no pesó como en su equipo. Lamela ingresó tarde y hubiese sido una buena opción al salir Di María. Pero cada técnico tiene su “librito” y es dueño de administrar el equipo como mejor considere.


Vuelvo a decir que Argentina mostró y buscó más que Chile, pero no pudo. En los penales jugó mucho la “cabeza” de los jugadores, y en eso los vecinos trasandinos estuvieron mucho mejor y ganaron desde los doce pasos.


Y para finalizar, me pregunto si estos resultados de los últimos años son casualidad o causalidad. Desde mi punto de vista es causalidad. Las declaraciones previas, lo que ocurre en la AFA y con el fútbol argentino todo, jugadores que recién después de un año cobraron los premios de la Copa América 2015 y, con suerte, cobrarán a fin de año lo de esta edición; sumado a tener un técnico que no cobró en los últimos cinco meses, un supuesto presidente de AFA que se vuelve a Argentina porque no sabe si es el titular o fue removido de su cargo, más todo lo que rodea a nuestro ámbito futbolístico, terminan haciendo mella en jugadores que están acostumbrados a otra cosa. Por eso, los malos resultados en las finales son causalidad de todo lo demás.


Hasta que no nos ordenemos en lo institucional no habrá títulos para festejar. Es así, le guste a quién le guste o me insulte el que desee. La única culpable es la AFA.
Chile es otra vez campeón y si hay que llorar (creo que no) están las iglesias.

El tercer puesto tuvo aroma de café.
ESTADOS UNIDOS  0 – COLOMBIA  1


El sábado se jugó el partido por el tercer puesto. Ese que nadie quiere jugar. Y los hechos demostraron que es así, porque ambos equipos pusieron muchos suplentes, jugaron por el compromiso, e intentaron “probar” algunos temas tácticos a futuro.


Colombia terminó ganando 1-0 ante una buena selección norteamericana que cumplió su mejor papel a nivel continental y por mérito propio.
El gol lo hizo Bacca y la selección cafetera, con Pekerman a la cabeza, se subió al podio en el tercer escalón.



                            Alfredo Nicolás Armiento

Nota: Las imágenes son de la página oficial de la Copa América y de Google.

EL REGRESO ESPERADO


UNIÓN ACONQUIJA  2 – SAN MARTÍN 1


El equipo de Andalgalá no pudo revertir la historia y el “Santo” tucumano lo derrotó 3-2 para quedarse con el ascenso a la B Nacional. Con Lentini y sus goles en momentos claves, Sam Martín pudo concretar su vuelta a la principal categoría del ascenso argentino.


En la primera parte, desde el arranque, mostró al equipo local saliendo con todo a buscar el gol que lo pusiera en igualdad de condiciones con los tucumanos (éstos habían ganado 1-0 en la ida). Pero a los 7 minutos cayó el primer baldazo de agua fría para los catamarqueños: Una buena contra, pase a Viturro, el centro al corazón del área que supera al defensor y le queda al “letal” Lentini para sentenciar  al arquero y poner el 1-0 para San Martín.


A Unión se le hacía muy cuesta arriba, pero no se quedó y siguió atacando. Abrió la cancha con criterio aunque se repitió en centros que facilitaron la tarea defensiva de los visitantes. A los 27 minutos, una pelota que le queda a Pereyra en el área y Goicoechea le comete penal. Lucas Farías remató bien y puso el empate transitorio.

Con el 1-1, Unión Aconquija siguió atacando para hacer la diferencia pero San Martín defendía mostrándose sólido en su última línea y se llevó el empate al término de los primeros 45 minutos.


No varió mucho el desarrollo en el segundo tiempo. El “estanciero” seguía atacando, Victor Riggio buscó más peso ofensivo con los cambios, mientras Cagna reacomodaba piezas en el medio para contener la embestida local.
A los 23 minutos, Lucas Farías volvió a hacerse presente en el marcador para poner el 2-1 para Unión Aconquija y llegar, aunque sea, a la definición por penales.

Ni se pudieron acomodar luego del gol porque en la siguiente jugada llegó el empate de San Martín. Todos miraron la pelota y nadie pudo despejarla, le quedó servida a Rodriguez y estampó la igualdad. Otra vez tenía que “remar” la gente de Andalgalá.


El gol fue el gran golpe psicológico que padeció Unión Aconquija, porque tenían la pelota, avanzaban, pero no lograban inquietar al arquero Taborda. Y San Martín respondía con algunas contras. En una de ellas Rodriguez aprovecha que Arce no pudo despejar y se la dejó servida a Lentini, que no tuvo problemas en dejar tirado e impotente en el piso al arquero para poner el 3-2 y desatar el festejo tucumano a varios kilómetros de allí.
El resto estuvo de más, porque Aconquija quedó sumido en su impotencia y San Martín esperó el pitazo final.

Ganó el “Santo tucumano” y estará en la B Nacional durante la próxima temporada.


Síntesis:

UNIÓN ACONQUIJA   2
1- Alejandro Medina; 4- Nicolás Chietino, 2- Iván Marcolini, 6- Martín Arce, 3- Franco Rossi; 8- José Pereyra, 7- Gonzalo Gómez, 5- Matías Ceballos, 10- Wilson Moreno; 9- Diego Martínez, 11- Lucas Farías.
DT: Víctor Riggio.
Suplentes: 12- Juan Cabral; 13- Jesús Calderón, 14- Santiago Fernández, 15- Nahuel Martínez, 16- Alexis Vega, 17- Pablo Villalba Fretes, 18- Ramón Salvatierra.

SAN MARTÍN  3
1- César Taborda; 4- Facundo Rivero, 2- Alexis Ferrero, 6- Luciano González, 3- Esteban Goicoechea; 7- Gonzalo Rodríguez, 5- César Abregú, 8- Agustín Briones, 11- Diego Bucci; 10- Sergio Viturro, 9- Ramón Lentini.
DT: Diego Cagna.
Suplentes: 12- Nicolás Carrizo; 13- Rolando Serrano, 14- Gustavo Abregú, 15- Oscar Mamani, 16- Víctor Rodríguez, 17- Iván Agudiak, 18- Daniel Dip. 

Goles: PT 7’ Ramón Lentini (SM), PT 23’ Lucas Farías -p- (UA), ST 23’ Lucas Farías (UA), ST 24’ Gonzalo Rodríguez (SM), ST 36’ Ramón Lentini (SM).

Cambios: 13’ ST Pablo Villalba Fretes por Franco Rossi (UA), 20’ ST Víctor Rodríguez por Sergio Viturro (SM), 33’ ST Alexis Vega por Matías Ceballos (UA), 38’ ST Rolando Serrano por Víctor Rodríguez (SM), 42’ ST Ramón Salavatierra por Nicolás Chietino (UA), 48’ ST Iván Agudiak por Ramón Lentini (SM).

Amonestados: PT 4’ Lucas Farías (UA), PT 12’ Ramón Lentini (SM) y Nicolás Chietino (UA), PT 23’ Esteban Goicoechea (SM), PT 45’ Sergio Viturro (SM) y Diego Martínez (UA), ST 2’ Alexis Ferrero (SM), ST 26’ César Taboda (SM), y ST 46’ Diego Bucci (SM).
Expulsados: No hubo.


Árbitro: Mario Emanuel Ejarque (San Juan).
Asistente 1: Mariano Sebastián VIale (Córdoba).
Asistente 2: Cristhian Arregues (Jesús María).
Estadio: Tiro Federal y Gimnasia (local Unión Aconquija).

                          Ramón Ernesto Giménez
                                desde Catamarca
                                   para Ascenso con Estilo

Nota: Las fotos fueron obtenidas de google.

domingo, 26 de junio de 2016

EL GALLO ROJO DEL OESTE

Si bien esta canción no hace referencia, solo muy tangencialmente, al club Deportivo Morón, bien vale traerla para, de esta manera, saludar a la gran institución del oeste en un nuevo aniversario de su natalicio. 


Aunque el amigo moronense Luis Gambino me tiró la data de que él la utilizó como cortina de su audición partidaria dedicada al equipo. FELICES 69 AÑOS GALLO!!! POR MUCHOS AÑOS MÁS!!!

Hubo tiempo que eras fuerte
y peleabas como un gallo,
gallo rojo tan valiente
comandante de este barrio
no importaba si eran diez
si eran veinte o si eran mil
eras grande sol de Mayo
hoy la gente va dormida
nadie puede despertarla. 




Es por eso que te pido
que no vuelvas a la vida
que despiertes a toda la sangre
que está dormida
algún día esta cuadra
va como vos querías
y mañana será todo el barrio
el que te siga.

Cuando suba la marea
yo me quedo en este barrio
porque llevo tus zapatos
y tu sangre caminando
y mañana serán diez
serán veinte o serán mil
a tu lado sol de Mayo. 




Hubo tiempo que peleabas
y ese tiempo va llegando. 

GALLO ROJO (Letra: Vicentico)
(Publicada en el disco "El león" de Los Fabulosos Cadillacs, de 1992)


                                José Galoppo

Nota: Las imágenes fueron obtenidas de Google y son para ilustrar la nota.

COPA AMÉRICA: SEMIFINALES


COPA AMÉRICA: SEMIFINALES

Se han jugado las semifinales y, salvo Estados Unidos, los otros tres estaban dentro de los planes. Colombia vs Chile y Argentina vs Estados Unidos.
Dos partidos diferentes pero con algo muy parecido: Sed de llegar a una final.
Por el lado de los argentinos, podíamos decir que estaba casi cantado el resultado. Si no fuera por una cosa extraña de esas que suelen suceder en el fútbol, Messi y compañía no iban a tener problemas en convertirse en finalistas. Pero en el otro encuentro el resultado era totalmente imprevisible.
Chile venía en levantada luego de caer ante Argentina en la primera fecha; tocó su punto máximo al derrotar a México 7-0 y ya se creyeron campeones del mundo. No habrá sido tan así, pero lograron revertir los malos comentarios por el andar de la selección al mando de Juan Antonio Pizzi. El equipo colombiano, en cambio, es de los que mejor fútbol practican; fueron en sentido inverso: de mayor a menor y llegaron con susto a estas instancias.

Vamos a ver lo que pasó:


ARGENTINA  4 – ESTADOS UNIDOS  0
Con presión, buen juego y unos “toques mágicos”.


Es cierto. Con presión en la salida, jugando al más alto nivel colectivo en gran parte del partido, y con esas pinceladas para dar asistencias de gol o para colocarla en el ángulo, el seleccionado de Argentina fue demasiado para los buenos locales que, lejos de pegar patadas por la impotencia de no poder parar al “mejor”, intentaron jugar el fútbol que Klinsmann le mostró; ese fútbol que los llevará a lugares importantes en algunos años más.


Argentina comenzó dominando y mostrando quién es quién. A los pocos minutos se puso en ventaja con un golazo de cabeza de Lavezzi luego de una magistral asistencia de Messi. Y fue mucho para los planes de la selección yanqui.

Argentina dominó a gusto, presionó muy bien en la salida a los norteamericanos y pudo haber convertido un par de goles más antes de que todos disfrutaran y aplaudieran (incluso Klinsmann) del “mejor jugador” de la actualidad y su formidable pegada.


Corría la media hora del partido y una falta carca del área. Messi tomó el balón, lo acomodó y lo acarició de tal manera para que vaya a descansar en la red del arco de Guzán. Magistral ejecución y el 2-0 que se hacía irremontable para Estados Unidos. Si la selección local tenía la moral alta, este gol de tiro libre se la bajó. Y así fue hasta el final de la primera etapa.

En el comienzo, y para que no queden dudas o los locales pudieran reaccionar, Higuaín puso el 3-0. Se acabó el partido. De ahí en más se vio un monólogo argentino en fútbol con algunas pinceladas interesantes de los jugadores de Estados Unidos. Lamentablemente, Lavezzi, que sorprendió a muchos con su buen juego en esta copa, se fracturó el codo luego de caer de espaldas detrás de los carteles de publicidad, Augusto Fernandez y Marcos Rojo sufrieron un desgarro y una sobrecarga muscular, respectivamente, y va a ser muy difícil que estén en la final; también Di María quien se resintió de su lesión. 


Variantes hay y buenos jugadores también en esta selección del “Tata” Martino. Lo único que deseo es que no regresen esos “fantasmas” que aparecen en los momentos previos a las finales en el vestuario argentino. Son el número 1 en el ranking FIFA, demostraron mejor fútbol que cualquiera en este torneo y tienen al mejor; ¿Por qué habría que temer?. De los jugadores depende…….

COLOMBIA  0 – CHILE  2
“Se enfrió el café y no supieron calentarlo”


Si hay una selección a la que no me gusta enfrentar en fases regulares de eliminatorias o campeonatos, es  Colombia. Así la dirija Maturana, el “bolillo” Gomez o Pekerman. Juegan bien, van siempre al ataque y son duros a la hora de marcar.


Y si tengo que elegir una selección para jugar finales o instancias decisivas, también elijo a los colombianos. Vuelvo a repetir: Juegan bien, atacan, defienden bien, pero…..son unos “pechos fríos”. “Arrugan” siempre en los momentos cúlmines y ante equipos inferiores, porque el Chile que les ganó no es, ni por asomo, el que dirigió Bielsa o Sampaoli.

A los colombianos no les quema el pecho y no saben de “vergüenza deportiva” o de “vender cara la derrota”, y así les fue ante un equipo chileno que fue creciendo con el desarrollo del torneo y se metió en su segunda final consecutiva.


Es un rival de riesgo, sí. Pero se le puede ganar si lo presionan y no le regalan el balón. Pizzi no es Sampaoli, pero es un “viejo zorro” para complicar a los rivales.

El domingo se sabrá la verdad.

                       Alfredo Nicolás Armiento

Nota: Las fotos son de la página oficial de la Copa América del Centenario.

martes, 21 de junio de 2016

FÚTBOL DE PADRES E HIJOS

Aunque esta historia no habla del fútbol argentino y menos del ascenso, si tiene una característica que tuvo el fútbol siempre: la comunión entre padres e hijos. Y por el día del padre, es nuestra forma de saludar y recordar a nuestros queridos viejos.
El autor es Alberto Raimundi, relator partidario de Gimnasia y Esgrima de La Plata.

AQUELLA NOCHE (por Alberto Raimundi)


No recuerdo exactamente si tenía 6 u 8 años, lo que sí recuerdo es que estábamos vacacionando con toda la familia en Piriápolis, un mes de enero. Mi papá me preguntó una tarde: "Albertito, ¿Vamos al Estadio a ver a Peñarol esta noche? Juega por la liguilla contra Progreso...", "Sí viejo, vamos", le contesté.



Arrancamos antes del atardecer con el Falcon de mi papá y agarramos esa hermosa Interbalnearia rumbo a la mágica Montevideo, los dos solos. Era una tarde espectacular, de esas que abundan en enero en Uruguay, hacía calor pero estaba bárbaro, ni una nube y un sol gigante allá arriba. 

Sacamos Tribuna América (en mi primer visita al Centenario habíamos ido a la Amsterdam). Ya era de noche. Los altoparlantes del Centenario anunciaban los equipos y pasaban avisos. Enfrente, en la Olímpica, estaba la Torre de los Homenajes, símbolo del Estadio Centenario, me quedé mirándola muchos minutos. 


A mi derecha, la Amsterdam, colmada de hinchas de Peñarol, al igual que en la Olímpica y en la América, donde estábamos nosotros. Pasaban los vendedores de Conaprole, mi papá me compró un Sandwich Helado, toda una novedad para mí, y después una Coca. 

Miraba para arriba, atrás mío, y estaban las cabinas de transmisión del Estadio Centenario, llenas de esos personajes muy particulares que son los periodistas deportivos uruguayos. A mi izquierda, la Colombes, vacía, pero sobre ella el famoso PLACARD, ese que cuando escuchaba la radio nombraba el relator diciendo "...y que indica el Placard???".
El partido terminó 2 a 2, en ese momento poco me importaba, a pesar de tener ya en aquellos tiempos un cariño muy especial por el Club Atlético Peñarol, heredado de mi viejo y que aún conservo. 



Lo que viví aquella noche, constituye uno de los recuerdos más lindos que tengo de mi infancia, me marcó para siempre, por el simple hecho de compartirla mano a mano con mi papá y porque esa noche, estoy seguro, me terminé de ENAMORAR (literalmente) de sus tradiciones más sagradas, como sin dudas lo es el fútbol.

                             José Galoppo


Fuente: http://don-carlos-sole.blogspot.com.ar
Nota: Las imágenes fueron obtenidas de Google y son solamente para ilustrar la nota.

NO PUDO “AGUANTAR” LA CATEGORÍA.


Juventud Unida Universitario de San Luis tuvo que dejar la B Nacional y regresar al Torneo Federal A. En la última fecha debía ganar su partido ante Douglas Haig y esperar el resultado de Central Córdoba de Santiago del Estero para saber si había desempate, si se quedaba o descendía. Al final los santiagueños, extrañamente, golearon a Atlético Paraná en su cancha, y Juventud Unida Universitario solo rescató un empate frente a los de Pergamino.


Es cierto que siempre soy un desconfiado en estas etapas de los torneos. Veo como equipos que no eran capaces de ganarle ni a sus juveniles comienzan una levantada impresionante en las últimas fechas y salvan los trapos quedándose en la categoría.

También me sorprende que otros que nada tienen que hacer, le hagan más fuerza de lo normal a aquellos que juegan por el título o por no descender. ¿A cambio de qué?. Demasiado inocente mi pregunta y muy fácil la respuesta.


El equipo de Santiago del Estero, Central Córdoba, alcanzó una goleada de 6-0 ante Atlético Paraná. Extraño, al menos para mí, este resultado. Es cierto que los santiagueños les podían ganar a los paranaenses que se habían asegurado la permanencia un par de fechas antes, pero golearlos 6-0…….Permítanme tener alguna duda.
Central Córdoba, ahora dirigido por Andrés Guglielminpietro (Guli) que había tenido un pésimo pasado por Douglas y Nueva Chicago, marcó 23 goles en las 21 fechas del torneo (17 en 20 hasta el partido final). ¿Qué inyección le dieron a sus delanteros o al resto del plantel para hacer 6 goles en un partido?. Lo cierto es que tenían que ganar y lo hicieron.

Ahora espero que no crean que su último DT en esta etapa fue el salvador. ¿O al “Guli” todavía le quedan conocidos  o algo por cobrar en Pergamino luego de su paso por el “Fogonero”?.


El otro partido lo jugaban en San Luis entre Douglas Haig y el local Juventud Unida Universitario. Es cierto que el equipo puntano no hizo una buena campaña, pero nunca tuvo una goleada a su favor que hiciera dudar y muchos le hacían más fuerza de lo normal. También es cierto que la elección de Ramaccioti como DT fue, a mi modesto entender, un error tremendo si querían quedarse en el Nacional. Pero deciden los directivos y nos los periodistas.

La “Juve” puntana se encontró contra un equipo que el domingo sí parecía “el Milan”. Es más, si bien se perdió alguna que otra oportunidad, recién pudo empatar a los 36 minutos del complemento. No le alcanzó, porque si hubiese tenido la suerte de hacer uno más, hubiese jugado un desempate. No se dio y el equipo puntano tendrá que buscar nuevamente el ascenso entre los del Federal A.


Cosas del famoso “promedio”: Central Córdoba estaba arriba antes de comenzar al última fecha, pero si ganaba no se aseguraba la permanencia porque dividía por más partidos que los puntanos. Ellos sí, si ganaban obligaban al triunfo a los del “Guli” pese a estar más abajo en los promedios.
Si en este país todo fuese normal, el último de las posiciones descendería y listo. Pero Grondona y los grandes lo quisieron así. Vuelvo a decir: Si fuera un campeonato normal, Instituto tendría que haber descendido por ser el último y los puntanos (17°) y santiagueños (18°) estarían pensando en el próximo Nacional.
Las cosas del fútbol argentino.


                        Alfredo Nicolás Armiento

Nota: Las fotos fueron obtenidas de Google.

UN BUEN TRIUNFO EN LA IDA


SAN MARTÍN (Tucumán) 1 - UNIÓN ACONQUIJA (Catamarca) 0


El “Santo” tucumano se llevó el primer chico y tendrá que viajar a Catamarca para obtener, aunque sea un empate, y volver a la B Nacional. Ante un lleno total en La Ciudadela le ganó 1-0 a Unión Aconquija y sueña con el ascenso.


El estadio de “La Ciudadela” estuvo colmado por unos 25.000 hinchas que se ilusionan con el regreso de San Martín a la Primera B Nacional. El descenso de San Martín se produjo el 26 de junio de 2011 y el domingo, cinco años después, los tucumanos tendrán la posibilidad de recuperar su lugar en la segunda categoría del fútbol argentino.


San Martín tenía que ganar y lo hizo. Fue 1-0, con lo justo, sí, pero lo hizo bien. Unión Aconquija de Catamarca fue un duro rival en La Ciudadela. El equipo local logró dominar las acciones casi todo el encuentro aunque por momentos sufrió la embestida del equipo catamarqueño, sobre todo cuando se vio abajo en el marcador y fue por el empate.

Romper el cero le costó y mucho al equipo de Diego Cagna. El arquero Alejandro Medina tuvo bastante que ver en el resultado parcial y final del partido; estuvo atento tapando cada intento "Santo" cerca de su arco, aunque nada pudo hacer cuando Gonzalo Rodríguez apareció luego de un córner y marcó, con su ayuda, el único tanto del encuentro.


Pese al desesperado intento del arquero por despejar el cabezazo, la pelota terminó ingresando en su totalidad y eso fue suficiente para que San Martín sellara el triunfo que necesitaba en el partido de ida para viajar algo más tranquilo a Catamarca.

Después llegó el dominio del “estanciero”, pero la buena defensa de San Martín y el desorden en cada ataque de Unión Aconquija hicieron que todo terminara así.


San Martín pegó primero en la serie final y eso es lo que le importa a los tucumanos. El "Santo" no jugó del todo bien, pero puso mucho corazón y se llevó por delante a su rival. César Abregú, que ingresó por el lesionado "Maxi" Rodríguez, tuvo un gran rendimiento y fue fundamental en esta victoria. 

La revancha se jugará en Andalgalá, donde Unión Aconquija juega de local, y en esta instancia ya no existe la ventaja deportiva que en las fases anteriores le permitía al equipo mejor ubicado en la tabla general avanzar en caso de que la serie finalizara igualada.


Síntesis

San Martín (Tucumán)   1 
César Taborda; Gustavo Abregú, Alexis Ferrero, Luciano González y Esteban Goicoechea; Agustín Briones, Maximiliano Rodríguez y Diego Bucci; Sergio Viturro; Gonzalo Rodríguez y Ramón Lentini. DT: Diego Cagna.

Unión Aconquija (Andalgalá)   0
Alejandro Medina; Nicolás Chietino, Iván Marcolini, Alan Vester y Franco Rossi; Jesús Calderón, Gonzalo Gómez, Matías Ceballos y Wilson Moreno; Lucas Farías y Diego Martínez. DT: Víctor Riggio.

Goles: ST 26’ Gonzalo Rodríguez (SM).

Cambios: César Abregú por Maximliano Rodríguez, Víctor Rodríguez por Sergio Viturro y Facundo Rivero por Gustavo Abregú (SM); Pablo Villalba Fretes por Jesús Calderón, José Pereyra por Wilson Moreno y Santiago Fernández por Lucas Farías (UA).

Amonestados: G. Rodríguez, Goicochea y Bucci (SM); Gómez y Vester (UA)

Árbitro: Facundo Figueroa Tello (de Bahía Blanca).

Cancha: Estadio “La Ciudadela” -San Martín-

                          Marcelo José Arévalo
                             desde Tucumán
                                  para Ascenso con Estilo

Nota: Las imágenes son del diario La Gaceta de Tucumán. Gracias.

lunes, 20 de junio de 2016

COPA AMÉRICA: CUARTOS DE FINAL


Pasada la fase de clasificación con alguna que otra sorpresa, los cuartos de final guardaron alguna que otra también. Estados Unidos se afirmó como una selección para respetar y que está en franco crecimiento, pese a todo Ecuador sigue en muy buen nivel, y este equipo peruano, más allá de resultados, mostró los muy buenos recambios que tiene. Chile volvió a sacar su orgullo, y el favoritismo de los mexicanos fue pisoteado por los trasandinos.
Esto fue lo que vimos en esta fase de la copa:

CUARTOS DE FINAL

ESTADOS UNIDOS  2  - ECUADOR  1
Fue más inteligente que impulsivo y ganó muy bien

Ya mencionamos que Estados Unidos no es la inocente selección de los 80 y los 90, y que ahora juega más en forma asociada, algo que entienden muy bien, con un técnico que conoce muy bien lo que es la alta competencia en el fútbol, y es un equipo respetable y para no menospreciar.


En esta copa demostró que tiene jugadores para tener muy en cuenta el el futuro del fútbol internacional: Clint Dempsey, un delantero que juega en Inglaterra y si le das espacio te convierte seguro, dos centrales como Cameron y Brooks, que aportan conocimiento y altura en la defensa, el capitán Bradley que también juega en Inglaterra y conoce muy bien cómo distribuir el juego desde el medio, la rapidez de Jones y Wood por las bandas, y la peligrosidad del morocho Zardes en el área rival, el complemento ideal para Dempsey.
No quiero que piense que está para campeón del mundo, y muy lejos por ahora, pero puede complicarle y ganarle el partido a una selección de primer nivel.

En este partido fue mucho más que Ecuador en el primer tiempo, hasta le diría que “le hizo precio” porque los defensores sudamericanos trabajaron más de la cuenta y el arquero Dominguez tuvo que revolcarse demasiado. Terminó 1-0 y dejaba todo abierto.


Ecuador se fue con todo a buscar el empate y ahí se vió la inteligencia norteamericana: Lo esperó, lo hizo entrar en un embudo que terminaba en los centrales, y salía rápido de contra. Nunca se desordenó, y así consiguió el 2-0 con una buena contra en la que Dempsey desparramó rivales y se la cedió a Zardes para empujarla casi sobre la línea.
Nunca se desordenó y hasta pudo aumentar, pero Ecuador alcanzó el descuento a los 28 minutos y dominó, pero padeció, los últimos 20 minutos –incluyendo descuento-. Lo dominó porque se hizo dueño del balón, aunque pocas veces supo qué hacer con el mismo, y lo padeció porque los jugadores de Estados Unidos siempre lograban que la pelota terminara en sus piés o en las manos del bueno de Guzan.
Ganó bien, con justicia, y será rival de Argentina en semifinales. Si no se lo menosprecia y se le quita el balón a Bradley, dependen de una corrida. Eso es lo que Argentina debe hacer; además está un escalón arriba y a los locales le faltarán tres jugadores importantes por diferentes sanciones.

COLOMBIA  0 (4)  - PERÚ  0  (2)
Solo por la categoría de su arquero

Créamelo, solo por la categoría de su arquero Colombia pasó a semifinales.

Pekerman por el lado cafetero y Gareca por el incaico, son dos de los muy buenos técnicos argentinos que son buscados siempre en el mundo. José le dio una impronta de orden y libertad para la buena técnica colombiana, y “el Tigre” un juego asociado y ofensivo a los peruanos, además de una renovación del plantel.


Colombia era más en la previa, por categoría y experiencia de sus jugadores y porque demostró ser de lo mejor en América. Su única deuda es no “desinflarse” cuando juega de visitante y saber jugar sin la pelota en su poder.
Perú hizo lo que marca el manual: Aprovechó a su mejor hombre –Paolo Guerrero- para mantener ocupados a los defensores, cerró los circuitos de juego de los colombianos, y le sacó la pelota o se la dividió.

Conclusión: Partido opaco, aburrido, que terminó 0-0 y fue a la definición por penales. Sí, es cierto que hubo algunas situaciones de riesgo ante los arcos, pero ninguno se atrevió a romper el molde y el esquema que tenían estudiado.


Mientras Colombia metió los cuatro penales que pateó, el quinto no hizo falta, los peruanos no pudieron derrotar a un excelente arquero como lo es Ospina. En el tercer penal se la jugó ante el remate de Moreno y se la sacó con el pié; en el cuarto, la responsabilidad le pasó a Cuevas, Ospina se le movió antes y el peruano dudó, la agarró muy abajo y la tiró por arriba del travesaño.
Pasó Colombia y tendrá que demostrar todo lo que sabe ante los aguerridos chilenos para jugar una final.

MÉXICO  0 – CHILE  7
Cuando a un equipo le salen todas no hay con qué darle

Es así: Si a un equipo le sale todo lo que intenta y busca en la cancha, nadie le va a poder ganar.
Chile reapareció con algunas cosas de la Copa América que ganó el año pasado en su país. Corrió, las peleó todas, atacó, le salieron hasta las más difíciles y goleó.

Enfrente estaba México; aunque por lo visto era lo que quedó de México. Impreciso en el juego, sus figuras no aparecieron, el arquero se comió el amague hasta del hincha que saltó desde las gradas, el muy buen técnico que es Osorio erró hasta los cambios, y nunca pudo hilvanar alguna jugada que lo acercara al arco chileno.


Solamente durante 15 minutos hubo paridad en el partido. Desde el primer gol trasandino, la cancha se fue inclinando, y luego de perder la más clara sobre la media hora, México bajó los brazos. Sobre el final del primer tiempo Chile aumentó la ventaja y fue el golpe de KO para los del Profesor Osorio.

En el segundo tiempo todo fue “rojo”. Chile hizo lo que quiso, lo que se propuso, y terminó convirtiendo cinco goles más. Los mexicanos se quedaron en el vestuario.


Chile quiere revancha contra Argentina por la derrota en la primera fecha de esta copa y para demostrar que no fue casualidad lo del año pasado. Chile también juga muy bien; su gran problema es que suelen creerse superiores a cualquiera si llegan a ganar algo, se enceguecen y se chocan con la realidad. Esa realidad dice que en la final del año pasado estuvieron más acertados en los penales, porque en los 90 minutos, el partido terminó empatado. Hace tiempo que no le ganan a la “celeste y blanca”. Pero antes, para pensar en una hipotética final contra Argentina, los nuestros deberán superar a Estados Unidos y los chilenos a Colombia. Ojo y a no confiarse.

ARGENTINA  4 – VENEZUELA  1
Se “despertó” el que faltaba.


El sueño venezolano se pegó contra la pared. Es cierto que su fútbol está unos escalones más abajo que Argentina, pero hay que aplaudir lo bueno que está realizando Rafael Dudamel con este equipo. También hay que reconocer la inteligencia con la que le jugó y le ganó a Uruguay, superó a Jamaica y empató con México.


Claro, esta vez chocaron con la Selección Argentina y con Messi desde el inicio y con ganas de jugar. Para mejor, sonó el despertador y el que faltaba comenzó a hacer lo que más sabe: Covertir goles. Me refiero al “Pipita” Higuaín.

Todo intento ofensivo venezolano quedó en veremos porque a los 7 minutos Higuaín dijo que estaba ahí. A los 28 minutos, reapareció y comenzó a bajarle la moral a Venezuela y a calentar sus ánimos. Para mejor, cuando podían irse al descanso con un 2-1, Seijas quiere hacerle un penal de lujo a “Chiquito” Romero, la pica, y el arquero la espera y hasta la embolsa.


Los dirigidos por Dudamel hicieron del golpe abajo y de la falta técnica sus mejores fundamentos en el complemento. Argentina se quedó un poco y fue el mejor momento de la “vinotinto”. Hizo revolcar a Romero en algunas oportunidades y el palo jugó para los nuestros en otras.
Apareció el mejor y puso algo más de tranquilidad con un gol de excelente factura entre él, Higuaín y Gaitán, que el 10 argentino convirtió para el 3-0. Así lo alcanzó al gran Gabriel Batistuta como el mayor goleador en nuestra selección.
La tónica del encuentro siguió siendo la misma pero con alguna tranquilidad mayor en los dirigidos por el “Tata” Martino.

Rondón logró descontar para Venezuela a los 24 minutos, pero para poner las cosas en orden, un minuto después Lamela puso el 4-1 y sentenció el partido por más que aun quedaban 20 minutos por jugarse. En ese lapso, hubo que cuidar las piernas y tratar de contenerse ante las fuertes faltas venezolanas porque había algunos que estaban condicionados. Y cayó Gaitán que no podrá estar en Semifinales.


Una muy buena victoria de Argentina, aunque si bien la defensa se mostró muy segura en esta copa, hubo momentos de desconcierto que aprovecharon los rivales; además hay que ajustar ese famoso doble cinco entre Mascherano y Banega o Biglia. Arriba estamos bien, y si el mejor sigue como hasta ahora y se despertó el que faltaba, los goles llegan seguro.
Buen panorama para el equipo nacional, pero no tienen que creerse superiores a sus rivales. 

Después de culminada esta segunda fase de la Copa América Centenario ya están los cuatro semifinalistas. No creo, en líneas generales, que sean tan sorpresivos; tal vez Estados Unidos, pero es el local y demostró buenas cosas. Después Chile es el último campeón, Argentina el número uno en el ranking FIFA, y finalista de la última copa y del último mundial, y Colombia siempre asoma entre los mejores. Tal vez faltan las grandes decepciones de esta edición de la copa: Brasil y Uruguay.
Las semifinales, que comenzarán el martes, quedan conformadas así:

                 ARGENTINA  vs  ESTADOS UNIDOS
                 COLOMBIA    vs  CHILE

                                       Alfredo Nicolás Armiento

Nota: Las imágenes fueron obtenidas de la página oficial de la Copa América y de Google.