Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

domingo, 19 de febrero de 2017

UN HOMBRE COMÚN

¿Periodista? ¿Bohemio? ¿Poeta? ¿Tanguero? ¿Filósofo de la calle? Fue todo eso, pero ante todo y sobre todo “UN HOMBRE COMÚN”.
Osvaldo Bramante, quien tomó de su mamá el apellido Ardizzone con el que el mundo lo conoció, fue un verdadero poeta de la crónica deportiva, y mediante ella supo reflejar las vicisitudes de su tiempo, primero en EL GRÁFICO y luego en GOLES. 

A 30 años de su muerte, el mejor homenaje que podemos hacerle, es reproducir sus propias palabras.


Los ideólogos de los medios y los "comunes" (*)
Por Osvaldo Ardizzone


¡Qué personajes son estos "ideólogos" que maquinan la difusión periodística a "niveles masivos", como se estila decir ahora! ¿Sabés qué opinan? Que "los comunes" tenemos un coeficiente intelectual de cuatro puntos sobre una escala que va del uno al diez... ¡Fijate vos! Apenas sin nos adjudican, generosamente, cuatro puntos... Como consecuencia -siempre según ellos- es necesario programarnos una dieta "intelectual" para empaquetarnos conforme a esos cuatro puntos de coeficiente. ¡Ya me imagino las sesudas y medulosas sesiones cuando los expertos piensan en nosotros! "A esos pobres analfas hay que venderles lo único que están capacitados para digerir. Porque, de lo contrario, no entienden ni medio..." Me acuerdo de que hace unos meses en televisión le pregunté tímidamente a "un colega" que regenteaba el programa y que admitía esos cuatro puntos comunes... "Pero... dígame... ¿usted no quisiese que esos analfas alcancen por los menos 4,25 o, en una de esas, 4,33 de índice...? Y ¿quién le dice que por ahí, dentro de cien, doscientos años, llegan a nueve o diez...? Me miró como a un tipo de otro planeta y hasta con cierta compasión, como diciendo... "Este pobre otario sueña con los ovnis..." Después con una sonrisa me dio el diagnóstico. ¡No... todo está determinado por un chequeo a nivel superior eminentemente científico. El hombre común universal tiene cuatro puntos. Usted no sabe..."


¿Yo no sé? ¿Y qué tengo que saber? Lo que yo ambiciono es que se clausure de una vez la industria del superlativo, la estridencia hueca de esa avalancha de "sensacionales", de esos "excepcionales", de esos "inenarrable" y esos "no hay palabras". ¿Cómo no hay palabras? Siempre las hay muchas más que "las coyunturas", los "a nivel de", los "obvios", los "supuestos", los "de pronto" y los "de repente"... Una vez fui a una casa "bian" pasando la avenida Santa Fe y vos tenías que ver cómo los caballeros y las señoras me preguntaban por los jugadores... ¿Cómo son? ¿Cómo viven? ¿Qué hacen con tanta plata? ¿Y las mujeres de ellos...? Justamente, ¡qué magnífico sería el deporte -sin demagogia, sin "paquete"- para tirarle un cacho de verdad a los pibes cuando recién arrancan!


(*) Primeros párrafos de la columna del 18 de diciembre de 1979 que, bajo el título "El Hombre Común", el periodista y poeta argentino Osvaldo Ardizzone publicó en la revista Goles Match entre diciembre de 1979 y marzo de 1982. El texto completo y todas las notas de esta serie de Ardizzone pueden leerse en el libro "El Hombre Común", que compiló y editó el periodista Guillermo Gasparini en 1998.

                                   José Galoppo

Nota: Las imágenes que ilustran esta nota fueron obtenidas de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario