Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

domingo, 18 de junio de 2017

HISTORIAS DEL ASCENSO: MALA PATA:

MALA PATA: (O LA LESIÓN QUE CONDICIONÓ UNA CARRERA) 


Eduardo Daniel Filipetti fue un sobrio, seguro y aguerrido marcador lateral que comenzó en Atlanta en 1974, y en 1977 fue llevado a Estudiantes de Caseros, donde se ganó la titularidad como número 3 y fue parte de la sólida defensa pincha que logró el campeonato.


Sin embargo, un giro dramático en su carrera ocurrió el sábado 16-7-1977. Ese día, en una cancha barrosa, Estudiantes que venía invicto 22 fechas y cómodo líder recibía a Defensores de Belgrano por la 22º fecha de la Primera B.
El pincha alineó a Balbiano; Pérez, Bravo, Paz y Filipetti; Cicarello, Pafundi y C. Guillermo; Toloza, Ugarte y J. Guillermo.
El dragón lo hizo con: Kadijevic; Imaz, Rodríguez, Giardullo y Montenegro; Balbuena, Brandoni y Fernández; Moral, Lucero y N. Gómez de Armas.
Y a los 8 minutos, un cruce entre Moral y Filipetti derivó en un choque en que el segundo se llevó la peor parte: debió ser reemplazado por Martinuccio, y llevado a la clínica Bazterrica, donde el médico del club el Dr. Horacio Escudero diagnóstico: fisura de peroné de pierna derecha.



Ese partido fue tal vez el más amargo triunfo pincha, con 2-1 (los hermanos Guillermo 1 cada uno, empatando Lucero transitoriamente). En aquel momento Filipetti tenía 21 años, pasó el resto de la temporada y el Nacional de ese año en blanco, regresando recién para el Metropolitano de 1978 en primera, y aunque siguió jugando en Estudiantes no volvió a ser el mismo jugador.
Según me contó el propio Eduardo, lo más triste fue que debió ver la consagración ante Dálmine en Victoria desde la platea, sin poder jugar ese partido importante. 


                         José Galoppo

Nota: Las fotos son de archivo y de la página mi vida por Estudiantes. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario