Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

sábado, 17 de septiembre de 2016

HÉROES DEL ASCENSO: WALTER BERARDI

WALTER BERARDI: EL HIJO DEL TRUENO (UN NOMBRE HECHO BANDERA)
(Nota aclaratoria: hoy la pluma se une con la memoria, y el resultado son estas líneas)
Su nombre es pronunciado con afecto y admiración en San Miguel, Polvorines, Grand Bourg, Tortuguitas y Pablo Nogués. 
Es bandera y peña, y está presente en el templo del Trueno Verde. 
Y a veces no se lo llama por su nombre de pila, sino cariñosamente por su apodo: Tati.

Y estamos hablando de Walter Javier Berardi, el Tati, una leyenda del ascenso. 


Nacido en Buenos Aires el 2-1-1971. Debutó en 1988 con 17 años en Juventud Unida, donde permaneció hasta 1994. Ese año pasó a San Miguel, donde se proyectó como un aguerrido defensor y se convirtió en un mito en Polvorines. 
Fue parte del ascenso al Nacional en 1997 venciendo la final a Dock Sud, y aunque no llevara la cinta de capitán (que sí la tenía su socio en la zaga, Miguel Taberna), él fue el caudillo y el único del plantel de Cachín Blanco que jugó los 40 partidos entre el campeonato y el reducido. 

Salvo un paréntesis en Cañuelas en 2003-04, el Tati siguió siendo fiel al Trueno y tuvo una despedida digna: el 25-6-2005, el Trueno le ganó la final de la promoción a Liniers por 4-1 y Berardi fue despedido en andas por sus hinchas y compañeros. Ese día dijo adiós al fútbol a los 34 años. 


Jugó en total 451 partidos. 126 en Juventud, 290 en San Miguel (el que más veces vistió la camiseta) y 31 en Cañuelas. Solo marcó 15 goles, porque era especialista en evitarlos en vezde hacerlos.
Pero su leyenda se mantiene viva, no solo en la peña que lleva su nombre, sino también en el complejo Malvinas Argentinas su nombre está en banderas y paredes. Porque hablar de San Miguel es hablar del Tati Berardi. 

POSDATA:
EL TATI EN SUS PROPIAS PALABRAS:
“Es una alegría muy grande para mí. Todo lo que hacemos en el club lo hacemos con amor, defendiendo la camiseta del club. Trabajamos con la peña para lograr el vestuario, un gimnasio para las inferiores”.
"Los que queremos al club estamos haciendo cosas posibles para salir de este mal momento”.
“Por el amor que le tengo a San Miguel no puedo aceptar, me va a salir el hincha. Técnico no, pero presidente me encantaría”.

POSDATA 2: 
Los datos de este artículo se los debo y agradezco a quien es un memorioso del ascenso y un gran amigo: Víctor Isray. Sin su aporte no se podría haber realizado estas líneas, porque también son su obra. 

                          José Galoppo

Nota: Las fotos fueron obtenidas de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario