Nuestro camino recorrido.....

Mi foto
Nacimos hace 28 años por la pasión que nos unió con el fútbol de ascenso. Fue un largo camino recorrido donde no todas fueron buenas, pero le hicimos frente a las adversidades y seguimos en el aire. En nuestro espacio vas a encontar a todos los que comparten esta extraña pasión pero no verás jamás a aquellos "personajes" que se creen dueños de instituciones y utilizan métodos antisociales para creerse importantes ni a sus "padrinos", que los usan para determinados fines y luego no saben como manejarlos. Para aquellos que lejos están del "glamour" de la primera división y del dinero de "fútbol para todos"; para aquellos clubes pobres de corazón grande; para los que semana tras semana dejan cosas suyas para seguir sanamente los colores de su alma y para todos los que se identifican con el "viejo fútbol de los sábados"......Sí, para ellos, va dedicado nuestro programa radial y, ahora, nuestro blog. Gracias.

lunes, 28 de marzo de 2016

SEGUIMOS TIRÁNDOLE NAFTA AL FUEGO

Este fin de semana vivimos, una vez más, lamentables hechos de violencia en nuestras canchas de fútbol producto del accionar de inadaptados que no entienden que esto es un deporte federado, un negocio para los clubes y un trabajo para futbolistas y técnicos. No es un lugar para sus tareas delictivas o para canalizar sus frustraciones.


Más allá de los acontecimientos de violencia que padecemos en nuestro fútbol semana tras semana, en la última fecha de los diferentes torneos se dieron dos casos demasiado graves y no es la primera vez que ocurrieron en dichos lugares.
En Río Negro, en General Roca más precisamente, se jugaba el clásico entre Dep. Roca y Cipolletti. En partidos anteriores entre ambos ya hubo incidentes graves, pero como no aprendemos más, las medidas de seguridad no fueron suficientes.


Todo había terminado en paz al momento de que el árbitro cordobés Jonathan Correa pitó el cierre de un clásico que tuvo de todo, aunque terminó 0-0. Lo pudo ganar el Albinegro, también el Naranja sobre el final. 
Pero la barbarie de adueñó de la última escena, como en aquella noche del 14 de octubre, también en el Maiolino. Cuando los jugadores visitantes se retiraban hacia los vestuarios, dio comienzo la vergüenza.

Primero cayó desplomado Jesús Vera, casi de inmediato Gustavo Del Prete. Los proyectiles arrojados desde la popular local que da a la calle Buenos Aires, lamentablemente alcanzaron los objetivos. Algunos jugadores más se retiraron heridos, no de gravedad, y hasta el momento no tenemos información de detenidos por parte de la policía local.


Lo cierto es que el local cumplió con todo lo solicitado por los órganos de seguridad de la provincia, había prohibición de concurrencia para el público visitante, pero ahí estaban, en una de las tribunas. ¿Quién les permitió entrar al estadio o acercarse al mismo?. Y pasó lo que tenía que pasar.

El otro incidente grave se produjo en Remedios de Escalada donde jugaban Talleres y Defensores de Belgrano. La dirigencia de Talleres trabajó mucho para tener un excelente estadio, lograr el regreso a la B, mantener un equipo competitivo y tener aspiraciones de algo más. Todo lo bueno lo terminan empañando un grupo de estúpidos e inadaptados sociales que se creen dueños de un espacio que ni siquiera le es propio porque es de todos. Creyeron que decir ser hinchas de un equipo (de Talleres en este caso) les permitiría entrar gratis a ver el partido. No es así; el club es de los socios que pagan su cuota mes a mes y no de los violentos que pretenden hacerse dueños.


El derecho de admisión ahora lo tiene la autoridad poliicial, y si bien los hemos criticado por dejar pasar a algunos violentos en varias canchas, esta vez cumplieron con la orden: No dejaron pasar a barras que no pagaron su entrada o no eran socios.
El resultado fue peor. En la esquina de Timote y Castro comenzó la barbarie contra la policía, arrojando piedras y otros elementos contra cualquiera que pasara por allí y hacia adentro del estadio. No faltó la rotura de autos y el incendio de un patrullero, según se informó.
Las fuerzas de seguridad acudieron al lugar dejando el estadio casi sin efectivos, por lo que no hubo garantías para continuar el partido. Iban 25' del primer tiempo.
La gente allegada al equipo de Belgrano y sus jugadores tuvieron que esperar dos horas antes de abandonar el estadio. Los dirigentes de Talleres quedaron devastados por lo ocurrido.


Por algunas denuncias hechas y por el accionar posterior de la policía y la justicia, se llevaron a cabo varios allanamientos en la villa Tres de Febrero, donde se detuvieron a varios barras (12 según las informaciones) y entre ellos a Ariel Ponce, jefe de la hinchada de los tallarines e integrante de la nefasta Hinchadas Unidas Argentina.

El por qué de lo que ocurrió habrá que preguntárselo a la gente allegada al club de Escalada y a la policía de la zona. No es la primera vez que tienen que pasar por esto.
Así como APreViDe actuó luego de los incidentes en Pergamino, esperamos que actúe aquí, pero no clausurando y sancionando a Talleres sino poniendo presos a aquellos que iniciaron estos incidentes.

Esto es producto de una "pelota" armada por algunos malos dirigentes (de todos los clubes, aunque hay muchos buenos también que nada tienen que ver) y políticos inescrupulosos que tuvimos en nuestro medio para obtener provecho de ciertas acciones delictivas. La "pelota" se hizo muy grande y no pudieron manejarla más.
Solo queda preguntarnos lo mismo que el famoso personaje mexicano: "¿Y ahora quién podrá defendernos?".

                                   Alfredo Nicolás Armiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario